¿Tienes ganas de tranquilidad, de naturaleza?

Rumbo hacia el lago de Cazaux. Este lugar, famoso por su tranquilidad y protegido del viento por el bosque, es el segundo lago de agua dulce de Francia en cuanto a su tamaño. Dispone de playas de arena fina y calas salvajes. A lo largo del año unos nadadores, buceadores, pescadores comparten los 5 800 hectáreas de este sitio natural.

La Playa de Cazaux-Lac

Las aguas del lago son conocidas por ser calmas y propicias para bañarse en familia. En el verano se ofrecen numerosas actividades y también algunos equipos son disponibles. Existen un acceso para las personas con discapacidad por la explanada Jean Labat y también sillas anfibias Tiralo y sanitarios adecuados.

La Playa de Laouga

Laouga es un pequeño paraíso protegido de la vida urbana. Esta playa, protegida por los pinos, permite bañarse de manera segura y  descansarse en la arena fina.